Georgia Bulletin

The Newspaper of the Catholic Archdiocese of Atlanta

CNS photo/Rhina Guidos
A masked supporter of the Deferred Action for Childhood Arrivals program holds a sign at the U.S. Supreme Court in Washington June 18, 2020, after the justices handed down a 5-4 ruling rejecting President Donald Trump's executive order to cancel DACA. The program was established by the Obama administration to provide legal protections and work authorization to immigrants brought to the U.S. as children by their parents without legal documents.

Atlanta

Arzobispo Gregory J. Hartmayer apoya a Soñadores en declaración del 19 de junio

Published junio 19, 2020

ATLANTA–En una decisión de 5-4 el jueves, 18 de junio, la Corte Suprema falló en contra de los esfuerzos de la Administración Trump para poner fin al programa de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia, conocido como DACA por sus siglas en inglés. El programa proporciona protecciones legales y autorización de trabajo a inmigrantes traídos a los Estados Unidos durante su niñez por sus padres sin documentos legales.

El 19 de junio, el Arzobispo Gregory J. Hartmayer, OFM Conv., emitió una declaración de apoyo hacia los destinatarios de DACA, a los que a menudo se hace referencia como “Soñadores”. También pide un camino hacia la ciudadanía para ellos.

La declaración completa del arzobispo se encuentra a continuación:

Estoy agradecido de saber que la Corte Suprema de los Estados Unidos impidió esta semana los esfuerzos para poner fin al programa de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia, o DACA por sus siglas en inglés. Los jóvenes incluidos en esta protección están en medio de establecer sus vidas. Muchos están en proceso de obtener un título, comenzar una carrera o servir en el ejército. Tienen vínculos familiares y comunitarios aquí en los Estados Unidos. Aportan miles de millones de dólares a nuestra economía y son tesoros invaluables a los ojos de Dios. Han demostrado que están dispuestos, a través de su participación en el programa, a buscar documentación legal para permanecer aquí.

Hay una razón por la que se les conoce como Soñadores. Su futuro está conectado con el nuestro como nación y tienen muchos dones que ofrecernos. Se merecen un camino hacia la ciudadanía.

Si bien la decisión de hoy es reconfortante, no es el final de este asunto. Me uno a mis hermanos de la Conferencia de Obispos Católicos de los EE. UU. para pedir a nuestros legisladores que asuman la labor de crear ese camino. DACA es un programa temporal que ejerce una presión excesiva sobre los Soñadores y sus familias. Necesitamos ofrecerles protecciones legislativas permanentes.

La Iglesia Católica continuará acompañando a nuestros hermanos y hermanas en su recorrido y buscando soluciones a los complejos problemas de migración, el reasentamiento de refugiados que inmigran y la seguridad de nuestras fronteras. Estos problemas están especialmente cerca de nuestros corazones aquí en la Arquidiócesis de Atlanta, donde podemos estar orgullosos de una población increíblemente diversa proveniente de todos los rincones de la tierra. Los hijos e hijas de docenas de naciones son bienvenidos en nuestras parroquias y escuelas. No podemos nunca renunciar a nuestro compromiso de buscar justicia para todos los miembros de nuestra comunidad”.