Georgia Bulletin

The Newspaper of the Catholic Archdiocese of Atlanta

Atlanta

Declaración del Arzobispo Wilton D. Gregory sobre el fin del programa de DACA

Published septiembre 5, 2017

Sept. 5, 2017

Archbishop Wilton D. Gregory

“Es profundamente lamentable que la Administración haya decidido prolongar el futuro incierto de casi 1 millón de jóvenes de muchas naciones diferentes que llegaron a los Estados Unidos de América durante su niñez y que han cooperado plena y libremente con los requisitos del gobierno federal de inscribirse bajo la orden ejecutiva de la Acción Diferida para los Llegados al País durante la Infancia. Al decidir revocar a DACA, el Presidente ha optado por ignorar las opiniones de una gran mayoría de estadounidenses que apoyan su continuación. Nuestros Soñadores son bendiciones para nuestro país, al pretender obtener un nivel más alto de educación, servir en nuestro ejército, impulsar nuestra economía y hacer contribuciones importantes a esta nación a través de su trabajo, su servicio como voluntarios y sus ideas diversas y puntos de vista. La justicia simple y llanamente debería apremiar a nuestra nación a honrar esas contribuciones proporcionándoles protección jurídica hasta que se pueda alcanzar una resolución permanente.

Reconozco que DACA no es ni nunca fue pensada como una solución permanente para ayudar a estos jóvenes. Sin embargo, hasta que el Congreso promulgue una reforma migratoria justa y compasiva, sin importar cuanto tarde, estos jóvenes no debería estar sujetos a una deportación y sus familias no deberían estar desgarradas por una separación. Oro para que nuestros funcionarios electos dejen de lado sus diferencias partidistas y encuentren una manera para enfrentar los desafíos de una solución migratoria integral que preserve nuestro valioso patrimonio de ser una nación generosa, compasiva e inclusiva.

Quiero decirles a los jóvenes de DACA y a sus familias, que entiendo el miedo y la ansiedad a la que se enfrentan, y valoro los dones que Dios les ha dado y su compromiso con sus familias más de lo que se imaginan. Quiero que sepan que la Iglesia Católica en Georgia seguirá velando por ustedes con generosidad y compasión a través de nuestras parroquias, de Caridades Católicas y de otras agencias”.

Arzobispo Wilton D. Gregory, Arquidiócesis de Atlanta