Georgia Bulletin

The Newspaper of the Catholic Archdiocese of Atlanta

Marietta

‘Operación Cuidado de Ancianos’ de la Iglesia de la Transfiguración mantiene los lazos y satisface las necesidades de los adultos mayores 

Published mayo 7, 2020

MARIETTA–Desde el 19 de marzo, la Iglesia de la Transfiguración en Marietta ha estado participando en un proyecto llamado “Operación Cuidado de Ancianos”.

El programa, apoyado por el párroco de la iglesia, el Padre Fernando Molina-Restrepo, originalmente consistió en llamar a los miembros de la iglesia mayores de 70 años para establecer una conexión virtual con ellos e intentar apoyar cualquier necesidad que pudieran tener como resultado de la crisis causada por el COVID-19. La operación de asistencia a larga distancia identificó si los ancianos solo necesitaban una conversación semanal para aliviar la soledad o si tenían necesidades más directas, como la obtención de alimentos o medicamentos.

Los objetivos de estas llamadas iniciales fueron tres: comunicarles a los ancianos que los miembros de la comunidad los amaban y saber si necesitaban algo; informarles sobre las formas en que podían mantenerse conectados con la comunidad de su iglesia, como ver la misa por televisión; y por último, rezar con y por ellos, y sus familias.

La fase de comprar y entregar comestibles y medicamentos que le siguió, incluye llamar a las personas mayores para obtener una lista de sus necesidades, comprar los artículos y entregarlos en sus puertas. Además, para aquellos que lo soliciten, los voluntarios están haciendo llamadas de seguimiento semanales con el fin de mantenerse en contacto con los feligreses mayores y continuar ayudándolos en este momento de dificultad.

Después del éxito de la primera ronda de llamadas, la Transfiguración ha expandido sus operaciones para incluir a otros miembros de la parroquia que han sido identificados como individuos que viven solos.

El equipo de los Ministros de Stephen de la Iglesia de la Transfiguración, el cual es nuevo y aún está en desarrollo, dio un paso al frente para hacer posible la comunicación telefónica. El equipo consta de ocho líderes dedicados de Stephen y 34 ministros que estaban cerca de completar su entrenamiento inicial cuando fueron llamados a participar en esta actividad. Los ministros de Stephen en formación ven esto como una gran oportunidad para practicar sus habilidades. Uno dijo: “Es sorprendente cuánto puedes ayudar a otros con tan solo estar presente y escuchar”.

Algunos de los comentarios de los ancianos incluyeron cosas como: “Realmente se siente bien saber que mi familia se preocupa y ora por mí”.

Para el 9 de abril, los ministros de Stephen, junto con la ayuda de 60 voluntarios de toda la iglesia, habían realizado más de 1.000 llamadas telefónicas, identificado y satisfecho 30 solicitudes de compras y entrega de comestibles, y reconstruido un sentido de comunidad en este tiempo de distanciamiento social.

El programa actual continuará hasta el final del periodo de distanciamiento social, pero los planes son continuar llegando a los ancianos y a los necesitados de la parroquia después de la crisis causada por el COVID-19.