Georgia Bulletin

The Newspaper of the Catholic Archdiocese of Atlanta

Young people pray during a vigil at the Church of Christ the Redeemer April 22 outside Panama City. World Youth Day 2019 will be celebrated Jan. 22-27 in Panama City. CNS photo/Bob Roller

Vatican City

Viaje del Papa a la Jornada Mundial de la Juventud incluirá visita a enfermos y prisioneros

By JUNNO AROCHO ESTEVES, Servicio de Noticias Católicas | Published enero 15, 2019

CIUDAD DEL VATICANO (CNS)—Cuando el Papa Francisco visite Panamá para asistir a la Jornada Mundial de la Juventud a finales de enero, se reunirá con jóvenes que no podrán asistir a las festividades: algunos en la cárcel y otros que viven con VIH.

También consagrará el altar de la recientemente renovada catedral de 400 años de antigüedad de Panamá, se reunirá con los obispos de América Central y almorzará con algunos de los jóvenes que asistirán al encuentro juvenil, según el calendario publicado por el Vaticano en noviembre.

La visita del Papa a Panamá, del 23 al 27 de enero, será su vigésimo sexto viaje fuera de Italia. Durante su recorrido, pronunciará siete discursos y celebrará dos misas, además de una liturgia penitencial.

El tema de la Jornada Mundial de la Juventud 2019 proviene del Evangelio de San Lucas: “He aquí la sierva del Señor. Hágase en mí según tu palabra”.

La reunión del Papa con varios de los jóvenes que no podrán participar en las actividades es una respuesta al llamado del Evangelio de vestir al desnudo, visitar a los enfermos y consolar a los prisioneros, dijo el comité organizador en una declaración el 20 de noviembre.

El Arzobispo José Domingo Ulloa Mendieta, de Panamá, dijo que la reunión del pontífice con los jóvenes detenidos será “un evento muy especial” en el que “los jóvenes privados de su libertad participarán en una liturgia penitencial con el Santo Padre en un acto de arrepentimiento, reconciliación y perdón”, dijo el comité.

Después de la misa de clausura de la Jornada Mundial de la Juventud, el Papa visitará la Casa Hogar El Buen Samaritano, un centro dedicado a ayudar a los pacientes con VIH y SIDA “independientemente de su sexo, religión, orientación sexual, origen geográfico” y “quiénes carecen de recursos para vivir y afrontar su enfermedad”.

Allí, el Papa también rezará al Ángelus con los jóvenes del Hospicio de Malambo, que ayuda a las personas adictas a las drogas y el alcohol, los integrantes del Hogar San José, una casa para los pobres dirigida por las Misioneras de la Caridad y con la congregación religiosa Kkottongnae.