Georgia Bulletin

The Newspaper of the Catholic Archdiocese of Atlanta

Atlanta

Trabajo de Caridades Católicas con veteranos recibe apoyo de campaña anual

By ANDREW NELSON, anelson@georgiabulletin.org | Published enero 30, 2019

ATLANTA— Según los defensores de los veteranos, en Atlanta y otros cuatro condados de la Arquidiócesis de Atlanta, más de aproximadamente 450 veteranos militares no tenían un hogar en 2018.

Caridades Católicas Atlanta es una de las organizaciones que ayuda a hombres y mujeres que sirvieron en uniforme a estabilizar sus vidas con asistencia para vivienda y empleo.

El objetivo es proporcionarles “servicios completos” a los veteranos y sus familias para que puedan alcanzar sus propias metas, dijo Monifa Holman, directora principal del programa para la estabilización familiar.

“Todo lo que hacemos, tratamos de hacerlo con respeto y honrando a las personas en el momento de sus vidas en el que se encuentran”, mencionó Holman, quien ha sido trabajadora social por largo tiempo.

Este trabajo de Caridades Católicas Atlanta es uno de los beneficiarios de la Campaña Anual del Arzobispo de 2019.

El año pasado, ayudamos a alrededor de 77 veteranos, y un tercio de los clientes eran mujeres que sirvieron en el ejército.

Las necesidades de los veteranos varían, desde mantener un techo sobre sus cabezas hasta problemas de salud mental, señaló Holman.

“Estas son personas reales con experiencias reales que han regresado a casa, a familias que operaron sin ellas durante meses”, dijo.

Holman añadió que su agencia trabaja con los veteranos para asegurarse de que ellos conozcan los beneficios gubernamentales para los que son elegibles y los ayudan con la documentación necesaria para recibirlos. Algunas personas se sienten tan frustradas por la burocracia que se alejan para enfocarse en la vida diaria, lo que puede generar problemas, mencionó. Sus colegas están entrenados para brindar apoyo y asegurarse de que las personas alcancen sus metas, dijo.

Un AmeriCorps Peer Navigator, alguien que sirvió en el ejército o que es familiar de un veterano, ayuda a los clientes a sortear los obstáculos burocráticos. Y durante los últimos 11 meses, esa persona ha sido Lisa Robinson, la hija de un veterano de la Fuerza Aérea. Ella dijo que el trabajo ha sido gratificante, ya que ha podido ayudar a las personas a superar la crisis por la que atraviesan.

Una historia de éxito fue la de un padre, con cinco hijos, que se estaba alojando en un hotel. Ella pudo ayudarlo a reparar su automóvil, lo conectó con un programa de vivienda y lo vinculó con una feria de trabajo, lo que lo llevó a obtener un trabajo remunerado. La familia pudo mudarse del hotel a un hogar donde los niños tenían estabilidad y podían hacer arreglos para asistir a la escuela, mencionó Robinson.

O el veterano que estaba perdiendo la vista, a quien Robinson conectó con un servicio de transporte que podría ayudarlo a trasladarse, dijo.

“Intentamos que vuelvan a ser autosuficientes. Realmente se trata de mantenerse en contacto con la comunidad”, dijo.

Según el Centro Nacional de Asuntos para Veteranos sin Hogar, hace cinco años, había más de 1.100 veteranos sin hogar en Atlanta y los condados de Fulton, Athens-Clarke, Cobb y DeKalb. Según otro informe, en 2018, aproximadamente 18 de cada 10.000 veteranos en los Estados Unidos experimentaron la falta de vivienda en al menos una sola noche.

El trabajo de Caridades Católicas de servir a este grupo de hombres y mujeres no se podría realizar sin el apoyo financiero de la campaña y las personas que ayudan a cumplir sus metas, dijo Holman.”Estamos en el negocio de ayudar a las personas”, señaló.

Vayan y hagan discípulos
Las donaciones a la Campaña Anual del Arzobispo proveen fondos para los programas, ministerios y servicios de la Iglesia Católica en el norte y centro de Georgia. La meta para la campaña de 2019 es de $8.5 millones.

El tema de la Campaña Anual del Arzobispo 2019 es “Vayan, pues, y hagan discípulos”.

En una carta, el Arzobispo Wilton D. Gregory dijo que los fieles viven el mandato de Jesús.

“Esto se puede ver diariamente en la dedicación que proporcionan nuestros hermanos y hermanas para satisfacer las necesidades de los menos afortunados, para educar a nuestros jóvenes en su fe y para apoyar a nuestros seminaristas”, escribió.

Más de 1 millón de católicos viven en los 69 condados de la arquidiócesis y reciben el servicio de 189 sacerdotes diocesanos, 88 sacerdotes de orden religioso y 86 religiosos y religiosas. Hay 279 diáconos permanentes y 52 seminaristas que se están preparando para el sacerdocio. Más de 11.500 estudiantes, asisten a escuelas católicas, tanto diocesanas como independientes, y cerca de 41.000 jóvenes participan en programas de educación religiosa parroquial y 15 ministerios universitarios.

¿A dónde va el dinero?

La mayor parte del dinero que proporciona la campaña anual está dirigido a apoyar el ministerio, la divulgación, la educación, la formación y el discipulado en la Arquidiócesis de Atlanta.

El área ministerial, que recibe $3.25 millones, incluye la educación de los seminaristas ($2.1 millones), el apoyo al diaconado permanente ($350.000), el apoyo a los sacerdotes activos y retirados ($650.000) y la formación continua de sacerdotes ($150.000).

El alcance pastoral, que recibe $1.95 millones, abarca los ministerios de Vida, Dignidad y Justicia, que incluyen al Ministerio de Respeto por la Vida ($150.000), los Ministerios de Justicia y Paz ($150.000), el Ministerio de Prisiones y Cárceles ($150.000) y el Ministerio de Discapacidades ($150.000). Esta área también asiste a las oficinas de la Diversidad Intercultural y Étnica ($350.000) y Protección de Niños y Jóvenes ($150.000), el Ministerio de Hospitales ($50.000) y el Tribunal Metropolitano ($450.000); y brinda apoyo a las parroquias y misiones ($300.000) y a los cementerios ($50.000).

El área de educación, formación y discipulado, la cual recibe $2.3 millones, apoya a las escuelas de bajos recursos ($500.000), los programas preescolares parroquiales ($50.000), el ministerio universitario ($550.000), la educación religiosa ($300.000), el ministerio para jóvenes y adultos jóvenes ($200.000), el ministerio de matrimonio y vida familiar ($250.000), el ministerio de cuidado pastoral ($250.000) y el Congreso Eucarístico ($200.000).

Caridades Católicas recibe $500.000 de la campaña, los cuales se destinan a tres programas de autosuficiencia, servicios de capacitación ($150.000), servicios de educación/empleo ($150.000) y servicios de seguridad y bienestar ($200.000), incluyendo la administración de casos de veteranos, asesoría de vivienda, intervención de ejecución hipotecaria, instrucción en inglés y asesoramiento.

Metas para cada parroquia

Cada parroquia tiene una meta monetaria para la campaña, la cual es el 8 por ciento del ofertorio del año fiscal que termina un año y medio antes del inicio de la campaña.

El noventa por ciento de los fondos recaudados por encima de la meta parroquial es devuelto a la parroquia y el 10 por ciento se asigna a su fondo de dotación en la Fundación Católica del Norte de Georgia.

Las parroquias que no alcanzan su meta deben compensar el déficit de los fondos operativos.

Los donantes pueden hacer un compromiso y pagar en cuotas hasta por 10 meses, hasta el 31 de diciembre. Los métodos de pago incluyen efectivo, cheque (a nombre de la “Campaña Anual del Arzobispo”), tarjeta de crédito y acciones y valores.


Para obtener más detalles, visite https://appeal.archatl.com. El fin de semana del compromiso de la Campaña Anual en las parroquias será el 23-24 de febrero.