Georgia Bulletin

The Newspaper of the Catholic Archdiocese of Atlanta

Smyrna

Miembros del AACCW exploran llamado a la santidad en seminario de liderazgo

By JEAN DRISKELL, Especial para el boletín | Published agosto 3, 2018

SMYRNA—Los miembros del Consejo de Mujeres Católicas de la Arquidiócesis de Atlanta (AACCW por sus siglas en inglés) incrementaron su conocimiento sobre las enseñanzas del Papa Francisco en cuanto a la santidad en el seminario anual de liderazgo del grupo el 16 de junio en la Cancillería de la arquidiócesis.
Kathy Kelly-Huey, directora de educación religiosa de la Iglesia de Santa María Magdalena en Newnan y ponente invitada, resaltó la exhortación apostólica del Papa de 2018—”Gaudete et Exsultate” (Alegraos y regocijaos).
“Al reunirnos como mujeres católicas, conocemos a nuestro Señor de una manera increíble”, dijo Kelly-Huey. “Cada una de nosotras tiene sus propios desafíos. Cuando trabajamos unidas tenemos que llamarnos la tención mutuamente”.
Ella dio a cada participante una copia de la exhortación del Santo Padre, la cual explica el llamado a la santidad en el mundo actual.
“Lo leí cuatro veces, y realmente ha cambiado mi vida”, comentó. “Me di cuenta de que realmente necesitaba compartir esta carta sorprendente, escrita para nosotros, con tanta gente como fuera posible”.
La carta invita a los católicos a “alegrarse y regocijarse” y a seguir el llamado a la santidad mostrando cómo varios santos y otras personas respondieron a su llamado.
Citando la carta, Kelly-Huey continúo diciendo, “Todos estamos llamados a ser santos viviendo con amor y ofreciendo el propio testimonio en las ocupaciones de cada día, allí donde cada uno se encuentra”.
“¿A quién creen que el Santo Padre está dirigiendo este diálogo?” preguntó. “Es a todos nosotros, no solo a los líderes, a todos”.
La exhortación pide “que cada creyente discierna su propio camino y saque a la luz lo mejor de sí, aquello tan personal que Dios ha puesto en él, y no que se desgaste intentando imitar algo que no ha sido pensado para él”, anotó.
“Cada uno de nosotros ha sido creado como un ser único y divino”, añadió. “Cada uno tiene un trabajo específico. No puedes pensar en tu misión en la tierra sin verla como un camino hacia la santidad. Cada uno de nosotros es una palabra viva de Dios activa en el mundo”.
En la exhortación, el Papa Francisco también menciona a las mujeres refiriéndose a ellas como “indispensables para reflejar la santidad de Dios en este mundo” y “mujeres desconocidas u olvidadas quienes, cada una a su modo, ha sostenido y transformado familias y comunidades con la potencia de su testimonio”.

Seminario incluye nuevas ideas y trabajo por hacer

Los miembros del AACCW presentaron un bosquejo durante el seminario para intercambiar  ideas sobre recaudación de fondos y cómo incrementar y retener miembros dándoles la bienvenida, manteniéndolos informados y ayudándolos a sentirse necesarios.
“Reciban a cada miembro individualmente”, señaló Deanna Holmer, presidenta de la comisión de liderazgo del AACCW. “Háganlas sentir apreciadas. Asegúrense siempre de que ellas sepan que son necesarias, apreciadas y valoradas. Recuerden que todo lo que hacemos en el consejo es para la gloria de Dios”.

Holmer también habló sobre las diferentes comisiones del AACCW.
“Nuestra misión es apoyar, empoderar y educar a todas las mujeres católicas en la espiritualidad, el liderazgo y el servicio”, dijo. “Las comisiones ayudan a navegar por los programas y a desarrollarlos y comenzar las cosas”.
La comisión del consejo de liderazgo abarca el desarrollo organizacional, la capacitación y las relaciones públicas y publicaciones. Su comisión de servicio ayuda a involucrar a los miembros para que trabajen con el fin de abordar las necesidades y preocupaciones de la Iglesia y de sus comunidades y para apoyar la vida familiar. La comisión de espiritualidad refuerza la fe y apoya el servicio a la Iglesia y a la comunidad a través del crecimiento espiritual y del discipulado, y fomenta el apoyo legislativo, según la doctrina social católica.
El Padre Tim Gadziala, párroco de la Iglesia de San Pedro en LaGrange, sirve como consejero espiritual del grupo.
“Es interesante que nadie haya hablado de los inmigrantes. Muchas de nuestras mujeres en la Arquidiócesis de Atlanta son inmigrantes, y no estamos hablando de ellas”, dijo el padre al grupo; agregando, “Tenemos muchas personas de diferentes colores y orígenes étnicos, y ellas asisten a nuestras parroquias”.
El sacerdote también mencionó que una tercera parte de las parroquias y misiones en la arquidiócesis no están involucradas en el AACCW. Una de las razones es la falta de conocimiento de la existencia de la organización o que “quizás el párroco no está familiarizado con ella”, dijo.
“Tenemos que trabajar en eso para ser un buen consejo”, dijo el Padre Gadziala. “Las mujeres necesitan querer pertenecer a algo que está activo, ser parte de eso”.
“Tienen que ser mujeres auténticas”, dijo. “Los líderes deben servir a todos. Y es importante dar la bienvenida al extraño, al inmigrante y a la gente, e informarlos, involucrarlos y hacerlos necesarios”.

“Un verdadero líder escucha”

Fern Bergeron, tesorera del  Distrito Suroeste del AACCW, habló sobre la importancia del liderazgo diciendo,  “La cualidad del liderazgo es que un líder tiene el respeto y la confianza de su grupo para efectuar un cambio y avanzar”.
“El líder se gana la confianza de sus seguidores mediante el fortalecimiento de sus rasgos de personalidad en cuanto a integridad e imparcialidad y siendo abierto a las ideas de la gente dentro de su grupo”, añadió.
“Un verdadero líder escucha las ideas y opiniones de sus seguidores”, prosiguió. “Un líder trabaja con su grupo para establecer metas y misiones, promover el cambio necesario e impulsar a sus seguidores en una dirección clara para alcanzar las metas que se han propuesto”.
Bergeron continuó diciendo, “El liderazgo no solo requiere confianza, también requiere ser coherente, justo, abierto y ayudar a inspirar a otros para que se conviertan en lo mejor que puedan ser”.
También dijo que la mayoría de los líderes comienzan como miembros o seguidores dentro de un grupo u organización.
“Vienes y aprendes sobre el grupo y cuáles son sus objetivos. Como miembro quieres obtener tanto como puedas, para saber lo suficiente, para tener el conocimiento para convertirte en un líder y ser sabio”, señaló.

Jerarquía del consejo

Bergeron explicó las siglas de la organización a las que muchas de las mujeres nuevas llamaron “sopa de letras”. A nivel parroquial es el Consejo de Mujeres Católicas (CCW por sus siglas en inglés) con otros grupos de mujeres que se autodenominan gremios, clubes o círculos. A nivel arquidiocesano es el Consejo de Mujeres Católicas de la Arquidiócesis de Atlanta (AACCW por sus siglas en inglés), el cual está dividido en cuatro distritos: noreste, noroeste, sureste y suroeste. El AACCW hace parte del Consejo Nacional Femenino Católico (NCCW por sus siglas en inglés) y se encuentra en la misma provincia que las diócesis de Savannah, Charleston, Charlotte, Raleigh y North Carolina. Todas estas organizaciones hacen parte de las Unión Mundial de las Organizaciones Femeninas Católicas (WUCWO por sus siglas en inglés).
“Pero lo más importante”, dijo, es que estamos bajo la “inspiración del Espíritu Santo, el amor de Jesús y la guía y sabiduría espiritual de Dios Nuestro Padre”.