Georgia Bulletin

The Newspaper of the Catholic Archdiocese of Atlanta

Cairo

Hay que desenmascarar la violencia presentada como algo sagrado, dice el papa en Egipto

By CAROL GLATZ, Catholic News Service | Published mayo 4, 2017

EL CAIRO (CNS)—El papa Francisco dijo que su visita a Egipto es un viaje de “unidad y fraternidad”, y pidió a líderes religiosos de la nación que denunciaran la violencia disfrazada como algo sagrado, condenando el odio inspirado por la religión como una caricatura idólatra de Dios.

“Solamente la paz es sagrada, y ningún acto de violencia puede ser perpetrado en el nombre de Dios, porque profanaría su nombre”, dijo el papa a líderes musulmanes y cristianos en una conferencia internacional de paz el 28 de abril. El Patriarca Ecuménico Bartolomé de Constantinopla estaba presente.

El papa advirtió de los intentos de combatir la violencia con violencia, y dijo que toda acción unilateral que no promueva procesos constructivos y compartidos es un regalo para los defensores del radicalismo y la violencia. El papa comenzó su visita de dos días en El Cairo dando un discurso en una reunión organizada por la Universidad de Al-Azhar, el más prestigioso centro de enseñanza del Islam sunita.

El papa dijo a periodistas en el vuelo hacia El Cairo desde Roma que el viaje es significativo por el hecho de que fue invitación del gran imán de al-Azhar, el Sheik Ahmad el-Tayeb; El presidente egipcio Abdel-Fattah el-Sissi; el papa ortodoxo copto Tawadros II; Y el patriarca católico copto Ibrahim Isaac Sedrak de Alejandría.

El hecho de que los cuatro líderes lo hayan invitado demuestra que es “un viaje de unidad y fraternidad” que será “bastante, bastante intenso” durante los próximos dos días, dijo.

Al papa se le dio la bienvenida con una ovación de pie y unos gritos dispersos de “viva el papa”. El pontífice saludó más tarde a los participantes de la conferencia diciendo: “La paz este con ustedes” en árabe.

Él dio una charla de 23 minutos subrayando la grande y “gloriosa historia” de Egipto como una tierra de civilización, sabiduría y fe en Dios. Ramas del árbol de olivo, simbolizando la paz, adornaban el podio.

Líderes religiosos tienen el deber de respetar la identidad religiosa de todos y tienen que tener el valor de aceptar las diferencias, dijo durante la charla que fue interrumpida por aplausos varias veces.

Aquellos que pertenecen a una cultura o religión diferente “no deben ser vistos o tratados como enemigos, sino más bien acogidos como compañeros de viaje”, dijo.

La religión debe tomar su lugar sagrado y esencial en el mundo como un recordatorio de las “grandes preguntas sobre el significado de la vida” y el llamado final de la humanidad. “No estamos destinados a gastar todas nuestras energías en asuntos inciertos y cambiantes de este mundo, sino a viajar hacia lo absoluto”, dijo.

Enfatizó que la religión “no es un problema, sino una parte de la solución” porque ayuda a las personas a elevar sus corazones hacia Dios “para aprender a construir la ciudad del hombre”.

Egipto es la tierra donde Dios le dio a Moisés los Diez Mandamientos, que incluyen “No matarás”, dijo el papa. Dios “nos pide rechazar el camino de la violencia como condición necesaria para todo pacto terrestre”.

“La violencia es la negación de toda expresión religiosa auténtica”, dijo. “Como líderes religiosos, estamos llamados, por lo tanto, a desenmascarar la violencia que se disfraza de supuesta santidad y se basa más en la ‘absolutización’ del egoísmo que en la auténtica apertura al absoluto”.

“Tenemos la obligación de denunciar las violaciones a la dignidad humana y los derechos humanos, exponer intentos de justificar toda forma de odio en nombre de la religión y condenar estos intentos como caricaturas idólatras de Dios”. Dios es sagrado, dijo el papa, y “él es el Dios de la paz”.

Le pidió a todos en la conferencia de la Universidad de al-Azhar que dijeran “una vez más, un firme y claro ‘No!’ A toda forma de violencia, venganza y odio llevada a cabo en nombre de la religión o en el nombre de Dios “.

La fe y la violencia, la creencia y el odio son incompatibles, dijo. La fe que no nace en el corazón sincero y el amor auténtico hacia el Dios misericordioso no es más que una construcción social, algo que no libera al hombre, sino que lo aplasta, dijo el papa.

Los cristianos también deben tratar a todos como hermanos y hermanas si realmente están orando a Dios, el padre de toda la humanidad, dijo el papa.

No sirve, o sirve poco, “elevar nuestras voces y correr en busca de armas para protegernos”, dijo. “Lo que se necesita hoy son procuradores de paz, no fomentadores de conflictos, bomberos, no incendiarios, predicadores de la reconciliación y no instigadores de la destrucción”.

El papa pidió que la gente abordara las causas profundas del terrorismo, como la pobreza y la explotación, y que se detuviera el flujo de armas y dinero a los provocadores de violencia.

“Solamente llevando la luz del día a las obscuras maniobras que alimentan el cáncer de la guerra se puede prevenir sus verdaderas causas”, dijo.

Educación y sabiduría abierta, curiosa y humilde son clave, dijo, añadiendo que los jóvenes bien formados pueden crecer como árboles fuertes capaz de convertir “el aire contaminado del odio en el oxígeno de la fraternidad”.

Pidió a todo Egipto continuar su historia de ser una tierra de civilización y alianza para fomentar la paz para su propio pueblo y para todo el Oriente Medio.

El desafío de transformar la “incivilidad del conflicto” de hoy en una “civilidad de encuentro” exige que “nosotros, cristianos, musulmanes y todos los creyentes, seamos llamados a ofrecer nuestra contribución específica” como hermanos y hermanas viviendo bajo el mismo sol de un Dios misericordioso.

El papa y Sheik el-Tayeb se abrazaron después de la charla del imán, un discurso introductorio en el cual enfatizó que sólo las falsas nociones de religión, incluyendo el Islam, conducen a la violencia. El gran imán expresó su gratitud por las declaraciones del papa en las que rechazó la asociación del Islam con el terror.

El imán comenzó su discurso pidiendo a la audiencia un minuto de silencio para conmemorar a las víctimas del terrorismo en Egipto y en todo el mundo, sin importar su religión.

No hay que echarle culpa a la religión por los crímenes de un grupo pequeño de seguidores, dijo el imán. “Por ejemplo, el Islam no es una religión del terrorismo”, simplemente porque un pequeño grupo de fanáticos “ignorantemente” malinterpreta textos del Corán para abonar su odio.

La seguridad alrededor de la llegada del papa parecía típica de muchos viajes papales, a pesar de que el país también está en medio de un estado de emergencia declarado por el gobierno después del bombardeo de dos iglesias cristianas coptas el domingo de Ramos. Los ataques, por los cuales el Estado Islámico asumió la responsabilidad, dejaron 44 muertos y 70 heridos.

El primer ministro Sherif Ismail y otros funcionarios egipcios saludaron al papa Francisco en el aeropuerto después de que el papa desembarcó del avión.

Caminaron juntos, charlaron animadamente, hacia la sala del Aeropuerto Internacional de El Cairo, y luego se le llevó al pontífice al palacio presidencial para reunirse con el presidente el-Sissi al comienzo de su breve visita de 27 horas.

El papa Francisco reiteró sus llamadas para fortalecer la paz durante una charla a cientos de funcionarios que representan al gobierno, al cuerpo diplomático, a la sociedad civil y la cultura.

“No se puede construir una sociedad civilizada sin rechazar toda ideología del mal, la violencia y el extremismo que supone suprimir a los demás y aniquilar la diversidad manipulando y profanando el sagrado nombre de Dios”, dijo

La historia no perdona a los que hablan de justicia e igualdad, y luego practican lo contrario, dijo.

Es un deber “desenmascarar a los vendedores ambulantes de ilusiones sobre la vida que sigue después de esta” y que roban a las personas de sus vidas y les quitan su capacidad de “elegir libremente y creer responsablemente”.